Conoce la tecnología SLA

Esta tecnología SLA es una de las más antiguas en la impresión 3D, también llamada estereolitografía. Fue desarrollada en los años 80 por la empresa 3DSystems.

Las impresoras basadas en esta tecnología suelen tener un coste superior a las de FDM

¿Cómo trabaja?

Los elementos a tener en cuenta en estas impresoras son los siguientes.

  1. Láser
  2. Espejo galvanométrico
  3. Tanque de resina
  4. Resina
  5. Plataforma de construcción

El proceso de impresión se inicia en el láser, el cual es proyectado sobre un espejo galvanométrico para hacer incidir el haz del láser sobre el tanque de resina. El haz del láser, normalmente de 405 nm, dibuja las capas y solidifica la resina. Este proceso en el cual se solidifica se denomina curado.

La pieza se construye adherida a la plataforma de construcción y tiene una posición inversa si la comparamos a las piezas fabricadas por FDM.

Funcionamiento tecnología SLA
Funcionamiento tecnología SLA

Procedimiento de impresión

El primer paso es contar con un modelo CAD, que podemos obtenerlo bien, diseñándolo o bien, de algún repositorio de archivos para impresión 3D como puede ser Thingiverse.  Los archivos deberán de tener un formato en .STL u .OBJ.

El segundo paso es configurar la impresora con la resina con la que queramos imprimir.

El tercer paso es configurar el modelo en un software de laminado específico. No todos los software de impresión 3D son compatibles ya que difieren por la tecnología e incluso por la marca de la máquina. Hay marcas que sus impresoras 3D solo aceptan archivos configurados con su propio software, como es el caso de Formlabs con su software Preform.

Una vez tengamos todo esto configurado, cargaríamos el fichero en la máquina e imprimiríamos la pieza. Tras esto y, por último, toca posprocesar la pieza, limpieza de la pieza para eliminar la resina líquida de la pieza curada, realizar el poscurado (si fuera necesario), retirada de soportes y lijado para eliminar las marcas que puedan quedar de los soportes.

Ventajas de la tecnología SLA

Las impresoras de resina tienen unos grandes pros respecto a FDM, que detallaremos a continuación:

  • Debido al pequeño tamaño del haz del láser, se pueden conseguir una muy buena precisión y tolerancias. Esto también estará ligado a la impresora en cuestión, ya que hay multitud de gamas, desde desktop (más económicas) hasta profesionales para uso más industrial (más caras).
  • Gran calidad superficial y gran resolución sobre todo en el eje Z (determinado por la altura de capa), pudiendo llegar hasta 25 micras, haciendo casi despreciable las capas a simple vista.
  • Su alta precisión y calidad la hace ideal para su uso en sectores como la joyería y el dental. Además, esto ha permitido el desarrollo de gran cantidad de materiales específicos para estos sectores, como la resina castable (ideal para joyería) y la resina dental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba